Filosofía del Proceso Formativo

Nuestra propuesta es que el Fútbol Formativo de un Club de élite funcione con un Organigrama operativo, desarrollado por Áreas de trabajo definidas, reguladas, y con sus funciones clarificadas, pero al mismo tiempo correctamente articuladas entre ellas. El Director Técnico del Fútbol Formativo del Club coordina el desarrollo del proceso, y forma un equipo humano específicamente preparado para las distintas áreas.

Esta estructura, y su funcionamiento, no debería tener para el club el carácter de complementarios, no deberían ser un “añadido”, sino que debería estar entroncado en el club, ser un módulo nuclear del mismo, y tener una destacada presencia en el día a día de la entidad, de su directiva y de su masa social..

El proyecto debe incluir objetivos deportivos, articulándolo con los objetivos socioeconómicos.

  • PROYECTO DEPORTIVO:
    Selección y Formación de futbolistas para el alto rendimiento.
  • PROYECTO SOCIO-ECONÓMICO:
    Rentabilidad económica y prestigio del Club.
    Hacer una destacada aportación de jugadores para los primeros equipos, intentando seruna importante fuente de ingresos.

Dado que la predicción de las potencialidades de los futbolistas se hace en edades muy tempranas, nos inclinamos por una selección flexible, abierta. Más bien como un proceso de selección y formación, de continuada evaluación, tanto del proceso como de la consecución de niveles, pero siempre sin perder de vista el componente humano del futbolista en potencia, haciendo, por tanto, que los objetivos marcados sean compatibles con la salud psicofísica de los jugadores.

SELECCIÓN Y FORMACIÓN, PROCESOS CONJUNTOS

La Selección, como concepto, conlleva una identificación predictora, generalmente a largo plazo; es decir, una detección precoz que persiga descubrir anticipadamente las aptitudes que potencialmente pueden alcanzar altos niveles en los factores de rendimiento necesarios en el fútbol de élite.

Existen dos tendencias en los métodos selectivos:

1. El Método Natural, cuyo concepto básico podría resumirse en la idea “de la cantidad sale la calidad”.

Éste método no lo aplicamos en las Etapas de proyecto de Cantera, teniendo en cuenta nuestros objetivos de formar futbolistas para el Alto rendimiento. En cambio, en las Escuela de Fútbol incluida en nuestro Organigrama, apostamos por no condicionar en nada la participación de los niños, dando prioridad a la función social. Este criterio es compatible con la obligación de hacer un trabajo de calidad en dicha Escuela. El trabajo realizado bajo este criterio, propiciará dos tipos de deportistas:

  • Futbolistas para una práctica deportiva continuada
  • Futbolistas con suficiente nivel como para entrar en un proceso selectivo

2. El Método Científico, cuyo concepto básico podría resumirse en “seleccionar en base a los factores de rendimiento”.

Cuando se trata de seleccionar jóvenes futbolistas para ser incluidos en un proceso de formación hacia el Alto Rendimiento, es necesario decidirse por un método más científico, con mayores posibilidades de precisar quienes disponen del mejor nivel en cuanto a aptitudes y actitudes para el fútbol de élite.

Para el Fútbol de Alto Rendimiento, el concepto de trabajo en pirámide de base ancha, sin selección previa, queda obsoleto, y da paso al trabajo en pirámide en cuya base solo se aplican talentos ya seleccionados.

La Formación es la parte del proceso que facilita el logro del nivel necesario en los factores de rendimiento, dentro del ya citado respeto de la salud psicofísica del joven jugador. Una vez detectado precozmente el talento futbolístico, hay que aportarle un proceso formativo adecuado para este específico deporte.

SÍNTESIS DE NUESTRA FILOSOFÍA DE CANTERA

  • Seleccionar bien, es decir, un función de parámetros adecuados.
  • Orientar al joven hacia objetivos formativos acordes con sus capacidades.
  • Responsabilizar del proceso formativo a expertos en estas planificaciones.
  • Dedicar entrenadores especializados en el proceso selectivo-formativo.
  • Entrenar y competir bien, con intensidad adecuada a las edades y a los objetivos de alto rendimiento, de forma compatible con la formación integral del joven y su salud psicofísica.
  • Considerar factores del entorno del jugador, enseñarle hábitos de vida saludables, y favorecer su formación integral.
  • Aplicar suficientes medios materiales y organizativos para lograr los objetivos.

Captura de pantalla 2016-04-09 a las 22.08.40

LA COMPETICIÓN COMO MEDIO FORMATIVO: ADECUAR LA EXIGENCIA COMPETITIVA

La formación de un futbolista de élite requiere necesariamente de estos tres factores:

  • Selección adecuada de jóvenes talentos, basada en el conocimiento y aplicación de criterios selectivos modernos, requeridos en el fútbol actual.
    Si no seleccionamos jugadores con una alto porcentaje en cualidades, en factores de rendimientos necesarios para la alta competición, tendremos menos posibilidades de éxito y pocos jugadores llegarán al final del proceso formativo.
  • Proceso formativo metodológicamente correcto, identificando objetivos generales y específicos en cada etapa formativa, contenidos técnicos, tácticos, físicos y psicológicos y fundamentos metodológicos del entrenamiento bajo una concepción mixta que considere la combinación de los métodos analítico y global.
    Si no entrenamos correctamente aplicando ambas metodologías, tanto la analítica para afinar las acciones, como la global que favorezca la transferencia a la realidad del juego, también nos faltará un eslabón imprescindible.
  • Exigencia competitiva, adecuada a cada edad.
    Si no realizamos una exigencia de participación competitiva intensa, solicitando la capacidad de esfuerzo necesaria, nos estará faltando el eslabón fundamental y final del proceso de formación deportiva.

EXIGENCIAS COMPETITIVAS DEL CLUB

Es importante para el club mantener un nivel alto de éxito deportivo. Intentar ganar también es un objetivo importante. Es bueno para el club, y para su cantera, y además también es un ingrediente fundamental para la formación de un futbolista. Ningún deportista de alta competición se forma adecuadamente obviando la realidad: el deporte competitivo persigue la consecución de un resultado favorable.

Estamos de acuerdo que NO SIEMPRE SE GANA, pero también estamos todos de acuerdo que en toda actividad deportivo-competitiva SIEMPRE SE COMPITE.

Competir no significa necesariamente sufrir, se trata de participar con esfuerzo y máxima implicación, pero también con entusiasmo y valentía, con el objetivo de crecer y formarnos deportivamente y como personas.

Por tanto, los polos competición y formación, lejos de ser polos opuestos, no son en absoluto antagónicos, sino totalmente compatibles e imprescindibles para una formación completa. La formación integral debe, por tanto, tener en cuenta el resultado deportivo, la diversión y la participación de los jóvenes jugadores. La formación y la competición pueden y deben ser combinadas. Es un trabajo factible.

Captura de pantalla 2016-04-09 a las 22.10.38

LIBRO: “Organización del Fútbol Formativo en Clubs de Élite”

EBOOK: “Organización del Fútbol Formativo en Clubs de Élite”

EBOOK: “Fútbol Formativo: Filosofía del proceso formativo””

CURSO: “Gestión y Organización del Fútbol Formativo en Clubs de Élite”

Copyright: A. Wanceulen Ferrer, José F. Wanceulen Moreno y A. Wanceulen Moreno. Editorial Wanceulen (2016). Reservados todos los derechos.